Cómo instalar un cuadro eléctrico

Si queremos instalar un cuadro eléctrico en casa, es necesario primero tener mucha precaución. Antes de empezar a realizar cualquier operación, tendremos que apagar el interruptor general que suministra la electricidad a toda la casa, porque así evitaremos sorpresas desagradables. También es fundamental recurrir a herramientas normalizadas, específicas para este tipo de trabajos, y asegurarnos de que respetamos la normativa: el Reglamento Electrotécnico para baja tensión.

Lo primero que tenemos que saber es para qué vale cada uno de los cables. Éstos se denominan conductores de instalación y se diferencian por el color del material de aislamiento: los cables amarillos-verdes son de protección, los azules son conductores neutros, y los de color marrón o negro, los de fase. Las secciones de los conductores deben tener 6 mm² para el circuito de la cocina, el horno, calefacciones o aire acondicionado; 4 mm² para la lavadora; 2,5 mm² para los enchufes y 1,5 mm² para la luz. En España rige la normativa europea y exige que las casas tengan tomas de tierra para todos los circuitos de la instalación, así como los circuitos de alumbrado.

El cuadro de distribución

En todas las viviendas existe un cuadro general de distribución, normalmente próximo al lugar por donde entran los conductos eléctricos a la casa. En estos cuadros se instalan los automáticos (protectores para cortocircuitos y sobrecargas), el interruptor diferencial y el interruptor general. Es necesario tener un borne para la conexión de todos los conductores de protección con la derivación principal de tierra.

El interruptor diferencial es el que se encarga de controlar toda la instalación y proteger al usuario contra contactos directos o indirectos. Hay que seleccionar un diferencial adecuado según la potencia contratada y con una sensibilidad de 30mA (en las tiendas especializadas en electricidad nos pueden aconsejar sobre el más adecuado a nuestras necesidades).

Por su parte, los interruptores automáticos evitan los cortocircuitos y las sobrecargas -cuando se sobrepasa la potencia prevista en el circuito-, protegiendo así los conductores de la instalación.

A mayores necesidades eléctricas, más circuitos independientes serán necesarios. Según lo que contratemos con la compañía eléctrica, dispondremos de mayores niveles de potencia. Normalmente, la instalación de una casa tiene cinco circuitos, aunque si necesitamos más energía, podemos incluir más, pactándolo previamente con la empresa que nos da el suministro.

Cada circuito independiente debe tener su correspondiente interruptor automático. El alumbrado se corresponde en los hogares con el automático de 10 A (amperios). El circuito para los enchufes de diversos usos tiene su correspondiente automático, normalmente de 16 A. La lavadora, la cocina y el aire acondicionado necesitan mayor cantidad de energía, por eso necesitan cada uno un automático de 25 A.

Instalar un cuadro nuevo

Lo primero es cortar la corriente del interruptor general. Una vez retirado el cuadro antiguo, localizaremos y numeraremos los automáticos de cada circuito independiente. Una vez soltados los cables, también les asignaremos el número correspondiente que antes hemos dado a cada automático.

El nuevo cuadro eléctrico deberá estar dentro de la normativa vigente y según lo contratado con la compañía eléctrica. Además, lo adaptaremos a la cantidad de circuitos que tengamos. Una vez tenidas en cuenta estas recomendaciones, fijaremos el cuadro a la pared con cuidado de que los cables lleguen bien.

Sobre los raíles del cuadro se instalan los elementos de mando y protección: interruptor general, diferencial y automáticos. Primero conectamos los cables de entrada (fase y neutro) al interruptor general. La salida del interruptor general, que se encuentra en la parte de abajo, irá conectada a la entrada del interruptor diferencial.

A continuación, tendremos que conectar la salida del diferencial a la entrada del primer interruptor automático. Después uniremos por la parte superior de cada elemento todas las fases y todos los neutros de cada interruptor automático que queda, y conectaremos la salida de cada automático a sus cables correspondientes. Para finalizar, no podemos olvidarnos de conectar los cables de tierra de todos los circuitos a la toma de tierra general.

Una vez que nos hemos asegurado de que todo funciona bien, comprobando todas las conexiones, cerraremos el cuadro y colocaremos la tapa. Es importante saber que en España es obligatorio que este tipo de trabajos sean supervisados por un instalador autorizado.

Fuente: http://www.leroymerlin.es/







 

 

 

 

 

 
Cómo instalar un cuadro
eléctrico